En la mesa

En la mesa 2015-10-05T20:15:50+00:00

[one_third last=”no”]

 La tradición siempre ha exigido  que la degustación del vino se acompañe de cierto ceremonial: por ejemplo, un brindis, algún discurso y un elaborado orden de servicio seconjuntan para prolongar una velada. En la actualidad, para los occidentales, beber vino, más que una tradición, es un placer.

[/one_third][two_third last=”yes”][/two_third]

[one_third last=”no”]

copa

[/one_third][two_third last=”yes”]

El vino se resiente más del calor que del frío. Un vino servido demasiado frío puede templarse rápidamente por el calor del medio ambiente, en cambio un vino servido a una temperatura demasiado alta es difícil de enfriar y corre el riesgo de perder todo su atractivo.

En términos generales, los vinos blancos se sirven más fríos que los tintos porque se espera de ellos un sabor agradable y refrescante, no tan ácido (la temperatura alta fomenta la acidez); por otra parte, al servir un buen vino tinto a una temperatura muy fría no se podrá apreciar correctamente el buqué y al paladearlo, el sabor será menos apreciable.

La tradición siempre ha exigido que la degustación del vino se acompañe de cierto ceremonial: por ejemplo, un brindis, algún discurso y un elaborado orden de servicio se conjuntan para prolongar una velada. En la actualidad, para los occidentales, beber vino, más que una tradición, es un placer.

La siguiente tabla le será de gran utilidad al servir y degustar un vino:

[/two_third]

No por ser vino tinto debe dejar de ser fresco… recuerde que la temperatura de sus vinos puede ser su mejor aliado o su peor enemigo.

 

Prácticamente en todas las lenguas existe una expresión para acompañar el acto de levantar una copa entre amigos: Prost!, Salut!, Cheers!, Sláinte!, Á votre santé!, ¡Salud!, esto se debe a lo popular que se considera la unión del vino y la buena compañía, y nos recuerda la hospitalidad que debemos a nuestros invitados; aunque el ritual es ahora menos formal.

 

Las costumbres del vino en la mesa nos dictan también el orden en el que se sirven y el lugar en que deben figurar en el menú. El vino blanco debe servirse antes que el tinto, los jóvenes antes que la reserva, los ligeros antes que los que poseen más cuerpo, los secos antes que los dulces, y los mejores y más raros al final.